Seguro que te suena el término "Elfo", ya sea que porque lo hayas leído o visto en alguna famosa saga de libros y películas, pronunciado por los labios de tu abuelita cuando te contaba aquel maravilloso cuento de hadas antes de dormir o en alguno de los innumerables artículos de la cultura Pop y videojuegos que hoy en día utilizan a estos personajes como reclamo.

Con todo y con ello quizás nunca te hayas parado a investigar un poquito más sobre estas fascinantes criaturas y por eso quiero compartir contigo algunas reflexiones en relación a estos esquivos y mágicos seres.

Si adoptamos por unos instantes el papel de detectives de mitos y leyendas. Y tecleamos en el todo poderoso San Google; en Wiki-pedia podemos encontrar fácilmente una somera y a mi parecer muy incompleta explicación del término: "Los elfos son criaturas de la mitología nórdica y germánica. Originalmente se trataba de una deidad menor de la fertilidad y representados como hombres y mujeres jóvenes, de gran belleza, que viven en bosques, cuevas o fuentes. Se los consideraba como seres de larga vida o inmortales y con poderes mágicos."

Si bien esta definición podría saciar cualquier búsqueda somera o superficial sobre "qué" o "quienes" son realmente estas entidades. Nos seguimos quedando bastante cortos con pocos o nulos elementos para formar un juicio propio sobre su naturaleza.

En otras definiciones clásicas encontramos que:

"El término elfo, derivado del inglés elf, se utiliza para referirse a un ser de la mitología germánica y escandinava. Estas criaturas, según el diccionario de la Real Academia Española (RAE), son espíritus del aire. "

"Se cree que son criaturas pacíficas, que coexisten con los humanos y se dedican a las mismas actividades cotidianas, como la pesca, la agricultura, la crianza de familias y, en ocasiones, ayudan a los humanos que de otra forma morirían sin su intervención."

"Además de estos aspectos humanos, se los describe como seres semi-divinos asociados a la fertilidad y el culto a los ancestros. De esta forma, la noción de elfo se asemeja a la creencia animista en espíritus de la naturaleza y de los muertos, común a casi todas las religiones humanas; lo que también se corresponde con la antigua creencia nórdica en dísirfylgjur y vörðar (espíritus seguidores y protectores). Como los espíritus, los elfos no estaban atados a limitaciones físicas y podían atravesar paredes y puertas. "

Parece que vamos ampliando un poquito más el rango y aprendiendo algunos detalles interesantes: como el hecho de que sean criaturas protectoras, intrínsecamente asociadas a los espacios naturales como bosques o manantiales, que poseen de algún modo ciertos poderes "supra-humanos", que se encuentran tradicionalmente asociados al elemento -aire- debido a su etérea naturaleza y que se organizan y realizan actividades de manera similar ( aunque con sus propias peculiaridades ) a las sociedades humanas ( de ahí que se encuentren muy presentes en leyendas y mitos relacionados con la vida en la granja o actividades del campo).

Si comparamos la noción que de los elfos se tiene en la mitología nórdica u escandinava con la noción más germano-anglosajona encontramos algunas diferencias en cuanto a su personalidad y aspecto físico:

"Allí [en el cielo] hay un lugar que es llamado Hogar de los elfos (Álfheimr). Las personas que viven allí son llamadas elfos de la luz (Ljósálfar). Pero los elfos oscuros (Dökkálfar) viven bajo la tierra, y no se asemejan en apariencia a ellos - y tampoco se asemejan en la realidad. Los elfos de la luz son más brillantes que la apariencia del sol, pero los elfos oscuros son más negros que la oscuridad en sí." (Snorri, Gylfaginning 17, Edda prosaica)​

Es decir, para los escandinavos existirían principalmente dos razas de elfos: Los elfos de luz y los elfos oscuros, que si bien compartirían un linaje "común", tendrían grandes diferencias en aspecto y comportamiento hacia la especie humana.

La mayor evidencia de la presencia de elfos en la mitología nórdica proviene de la poesía escáldica, la Edda poética y de las sagas legendarias. En ellas, los elfos están relacionados con los Æsir ( o principales dioses del panteón escandinavo). De ahí su naturaleza semi-divina.

Sin embargo los elfos germanos originales ( del sajón antiguo alf ) serían ligeras criaturas que vivían en el cielo durante la era del paganismo germánico, y puede que haya incluido elfos oscuros o enanos subterráneos (ya que se entendía que eran similares a los álfr de la antigua mitología nórdica). En el folclore post-cristiano comenzaron a ser descritos como pícaros maliciosos que podían provocar enfermedades en el ganado y la gente, y además provocar malos sueños. La palabra alemana para pesadillaAlbtraum, significa "sueño de elfo". La forma arcaica Albdruck significa "agobio elfo"; se creía que las pesadillas eran provocadas por un elfo sentado en el pecho de una persona durmiendo. También guarda cierta similitud con las leyendas sobre los íncubos y súcubos ( de los que hablaremos en otro post ).

Suelen describirse como seres traviesos, que danzan en círculo en las noches brumosas sobre las praderas ​( coincidiendo con las descripciones de seres como las hadas o duendes en muchas otras tradiciones ). Y por definición se les denomina - El pueblo oculto- ( en Islandia- Huldufolk ).

"En el folclore de Dinamarca y Suecia aparecen muy ocasionalmente reyes elfos, pero hay una predominancia de mujeres elfas. A través del francés Alberon, la palabra entró al idioma inglés como Oberón – rey de los elfos y las hadas en la obra de ShakespeareEl sueño de una noche de verano."

Soy de la opinión de que debido al paso de los siglos y nuestro empecinamiento como seres humanos "racionalistas" que somos, en categorizar y etiquetar todo cuanto hay a nuestro alrededor. Ha habido una serie de, digamos, trasvases o contaminación de las peculiaridades o cualidades de unas entidades y otras. Es decir, que se ha hecho un batiburrillo mezclando supuestos hábitos y comportamientos de una a otra especie y que se han metido diferentes entidades con diferentes esencias y características en el mismo saco , denominándolos simple y genéricamente Elfos.

En definitiva, sería realmente extenso y arduo diseccionar todas y cada una de las etimologías y diversos orígenes mitológicos o legendarios de los elfos a lo largo de las que parecen ser las tradiciones "madre" de estas criaturas. Ni qué hablar de las referencias en conocidísimas sagas literarias ( Tolkien, Harry potter, Artemis Fowl, Dragon Lance... ) o los personajes de tradiciones (más o menos modernas) que aceptamos hoy en día como Lore de estas criaturillas ( como los elfos navideños, por ejemplo). Hay incluso quienes afirman que se trata de una raza venida del espacio o planos superiores... para todos los gustos, vamos.

Por supuesto no pretendo ni por asomo convertir este post en una Tesis doctoral, que ni tiene sentido en este medio ni mucho menos deseo que se convierta un rollo insufrible... cuyo amargo desenlace no sería otro más que finalmente decidas dejar de leer para irte a ver una serie de Netflix. NO.

Si me lo permites, me gustaría terminar esta primera parte introductoria alegando que si bien las categorías y características recogidas en las diferentes mitologías o aproximaciones teóricas a lo largo de los siglos y siglos, pueden dibujar una idea más o menos fiel al arquetipo del Elfo. Creo sinceramente que nos dejamos muchas cosas en el tintero y que, ojo, siempre bajo mi propia experiencia y humilde estudio de estos fascinantes seres me encantaría compartir contigo en mi próximo post.

Si te quedas conmigo, seguro que descubriremos increíbles datos sobre este Pueblo oculto que nos espera tras el velo de lo ignoto.

Te dejo con una instantánea de Alphina, una anciana elfa con la que pude charlar en una de mis incursiones al bosque y que me contó unos cuantos chismes sobre la comunidad élfica local.