Se me ocurrió un día en una peda, estábamos en la casa de mi hermano, fue la primera vez que salí durante la pandemia y acababa de entregar el último proyecto de mi zoomestre, muy pinche estresada y aliviada al mismo tiempo de por fin entregar mi último proyecto, lo único que quería era salir un rato de mi cuarto y de mi casa por primera vez en 4 meses. En dicha peda yo definitivamente decidí alejarme de las drogas y no ponerme hasta el huevo de pacheca, ya de rato cuando quedábamos pocos y yo estaba muerta de hambre mi cuñada se ofreció a hacerme un sándwich, dos rebanadas de pan integral, una rebanada de jamón, queso panela y aguacate con poquitita sal, armaron lo que fue el mejor sándwich que había comido en muchísimo tiempo y ahí entendí que un sándwich no es un sándwich, es una demostración de cariño que cabe en dos rebanadas de pan y otros cuantos ingredientes.

En algo tan sencillo como eso hay detalles que no siempre vemos, no tiene que ser precisamente un sándwich, son las tortas que te ponía tu mamá para comer en el recreo de la escuela, las quesadillas que hace tu morrito cuando estás cansado y no quieres cocinar, el burrito que te hizo tu amiga llegando del antro para que se te bajara la peda. Todos tienen en común un ingrediente extra, es el cariño y esa consideración porque estés bien y con la panza llena. También puede ser el sándwich de Schrödinger, no sabes lo que te va a tocar hasta que lo muerdes, pero no le quiero dar el mérito, él ya tiene un gato.

De todos los sándwiches que yo me he preparado nunca he disfrutado uno tanto como cuando alguien más lo prepara para mi y no es por presumir (si es) pero hago unos sándwiches muy chingones, no es que no tenga ese cariño para conmigo misma pero sabe mejor cuando viene de alguien más, por años era un sentimiento que me molestaba, pensaba que era mala hasta para hacer un simple sándwich pero ya entendí que no, no es el sándwich es quien lo prepara y espero que lo que yo haya preparado para alguien más tenga el mismo sabor y sentimiento que le pongo así como a estos dibujitos!