Una de las cosas que más pareció llamar la atención sobre mi último libro fue que tenía un idioma propio. Ese es el atlanteano, la lengua sisi. ¡Y este el alfabeto junto a la fonética (la forma en que suena para nosotros)!