¿Sabías que existen criaturas que esperan entrar a nuestro mundo para robar la energía de todos los seres vivos, incluyendo la tuya?

No, estoy seguro de que no lo sabías. La Sociedad se ha encargado de que no lo sepas.

La Sociedad trabaja desde hace siglos. Son esas sombras que ves por el rabillo del ojo cuando caminas de vuelta a casa por las noches. Son los golpes repentinos en tu techo cuando duermes. Son el silencio sepulcral de las calles oscuras. Eso son ellos. Los miembros de la Sociedad, saltando de un lado al otro, protegiéndote.

Llevar a cabo esta tarea no es nada simple para ellos y la Sociedad tiene reglas estrictas que deben cumplirse para que siga así.
Pero no se le puede exigir obediencia absoluta a un grupo de chicos que apenas ha pasado por la adolescencia.

Calev, el heredero de una de las familias de la Sociedad, tiene una misión y está dispuesto a meterse en problemas para cumplirla. Incluso si eso supone romper las normas de la Sociedad y arrastrar a los demás herederos con él.