Es curioso como los círculos viciosos devela tantas cosas de uno.

Te involucras en situaciones que crees saber como manejar, y te auto asumes listx para afrontarlo. Piensas en estrategias que usaste, para dar por terminado un espacio de inconsciencia.

El proceso es lento, doloroso y soberbio. La psiquis no comprende porqué terminó ahí, de nuevo, pero luego recuerdas. Cuando repites, idealizas la premisa "pasar la página".

El vicio no se aniquila tan fácil. La situación real radica, para mí, en el punto de quiebre. Aprendí que las situaciones no son lineales, así que la solución no siempre es la misma.