Un pote de helado vacío.

Una taza de café, con el último sorbo seco.

Aros plateados en la mesa.

Al pie de la cama reposa la ropa de ayer, las compras de hoy y el final de dos tiempos verbales.

No muevo nada, solo sorteo entre los objetos para ocupar un lugar.

Cabello sucio y despeinado con ropa de cama y olor a sueño.

La lectura del zodiaco decía "la temporada cáncer te ayudará a abrazar la soledad real". Sé lo que quiere decir, pero es una excusa más para entender cómo transitar lo que me pasa.

Me duele el cuello. Dormí torcida mientras esperaba. Nada pasó, solo la ensoñación.

Hoy estoy sola. Muy. No sé a quién hablarle.

Hoy solo quiero besos tibios en la nuca.