Cuando se trata de marketing online, es una buena idea hacerte una idea de cómo es tu cliente ideal. Sé que esto suena extraño, pero considera lo siguiente.

Tus esfuerzos de marketing serán más efectivos si piensas que estás hablando personalmente con tu cliente ideal cuando escribes las publicaciones de tu blog o el texto publicitario. Lo mismo ocurre cuando eliges qué productos vender, crear o respaldar. Piénsalo: cuando compras regalos y tarjetas de Navidad o de cumpleaños, tienes un destinatario específico en mente, ¿no es así? Lo mismo es cierto aquí.

Tienes que ser muy específico.

  • ¿Qué edad tienen?

  • ¿Dónde viven (ciudad, suburbio, pueblo pequeño, etc.)?

  • ¿Cuál son sus profesiones?

  • ¿Qué nivel de educación tienen?

  • ¿Son solteros? ¿Casados? ¿Divorciados?

  • ¿Tienen hijos? Si es así, ¿qué edades?

  • ¿Qué tipo de coche conducen?

  • ¿Cómo votan en las elecciones?

  • ¿Cuánto dinero ganan?

  • ¿Son gastadores o ahorradores?

Y así sucesivamente…

Como dice el viejo refrán: dime con quién andas y te diré de quién eres. Lo mismo se aplica a las personas y debes aprovechar esto cuando organices tu negocio y perfecciones un nicho. Alguien que conduce un Mercedes nuevo va a tener un nivel de ingresos diferente al de alguien que conduce un Chevrolet de 10 años ya en malas condiciones, por ejemplo. Del mismo modo, alguien que sigue a Trump en Twitter tendrá un conjunto de opiniones diferente al de alguien cuya presión arterial se dispara cada vez que lo ve en la televisión.

Ten en cuenta que no puedes complacer a todo el mundo, así que ni lo intentes. Define tu cliente ideal y ten en cuenta a esta persona en todo lo que hagas.

A tu éxito,

Mazter Academy