No sé si fue dónde escuché o leí la anécdota. Quizá fue en una de las clases del Dr. Robert Sapolsky, no lo sé a ciencia cierta, pero es la siguiente: Durante la filmación de la película El planeta de los simios, en los descansos entre tomas así como a la hora de la comida, alguien notó que los actores y extras que personificaban a los simios solían sentarse juntos a la mesa, no se mezclaban con aquellos que la "hacían de humanos"; tomaban un bando. Se había creado una división de "ellos" versus "nosotros", a pesar de que no había ninguna regla escrita sobre qué grupos de actores debían ocupar tal o cual mesa.

La anécdota se puede trasladar a la arena política (así como a los deportes y muchas otras áreas): ¿por qué tomamos un bando político y no otro? ¿Se puede construir un candidato(a) ideal? Más aún, ¿se puede diseñar una campaña ganadora sin importar el candidato(a)?

Christopher Wylie, el ingeniero de Cambridge Analytica (CA) que reveló al mundo cómo a través de los datos de millones de usuarios de Facebook se creó un modelo de comportamiento, y que luego se utilizó en distintas campañas políticas (ganadoras) alrededor del mundo, tuvo su primer acercamiento al uso de Inteligencia Artificial (IA) y el diseño de campañas políticas durante la campaña de Barack Obama. Allí cayó en la cuenta de que eran los datos y sus modelos predictivos, y no necesariamente los mensajes y las emociones, los que podían ampliar los márgenes de separación entre un candidato y otro.

Los datos se han vuelto cada vez más valiosos […] Al mismo tiempo, hemos caído en la idea de que estos servicios son "gratuitos". En realidad, pagamos con nuestros datos en un modelo de negocio para captar la atención humana.

Christopher Wylie, Mindf*ck: Cambridge Analytica and the Plot to Break America

¿Qué pasará si se combinan neurociencias y ciencias de datos? En 2016 la compañía SPARK Neuro comenzó a recopilar las ondas cerebrales (y otras señales fisiológicas) para adentrarse en cómo reacciona el cerebro de las personas cuando observaban a los candidato(a)s presidenciables. Básicamente, quieren saber las emociones subconscientes en los procesos de decisión... sobre todo con aquellos votantes que se encuentran indecisos. En 2016 sus algoritmos ya eran capaces de detectar por cuál candidato sentían mayor afecto. Otra métrica importante es el grado de atención de la persona.

Sin embargo, para obtener estos datos es necesario contar con equipo especializado de lectura de encefalogramas, así como medidores de la presión y ritmo cardiaco, entre otros. No son datos que se puedan "recoger" de los metadatos que dejamos desperdigados con nuestros teléfonos móviles y likes en las redes sociales... de momento.

“El dedazo es demasiado importante como para dejárselo a los votantes”.

Jorge G. CASTAÑEDA

Hasta el 2020, esta clase de estudios se había llevado a cabo en 12 personas (a las que se les pagó por participar); el siguiente paso es contar con datos de cientos de personas. La información recabada permitirá, en última instancia, diseñar campañas y anuncios que catalicen las predisposiciones psicológicas de los votantes. Pero, ¿Ud. votaría por un candidato(a) que abiertamente acepte que ha utilizado este tipo de análisis de datos para crear su campaña? ¿Se sentirá manipulado(a), o agradecerá su transparencia como político(a)? Quizá no convenga ser tan transparentes al final del día, y los políticos decidan esconder si han contratado los servicios de agencias de marketing con la tecnología que menciona SPARK Neuro... Asumamos que sí.

A propósito de las pasadas votaciones en algunos estados de la República Mexicana, escribí sobre las herramientas tecnológicas de propaganda política que son las redes sociales y los datos asociados a nuestros likes, sin olvidar que existe una base neurológica cuando se trata de votar un proyecto o idea política.

https://elrincondelcapitannemo.wordpress.com/2022/07/01/neurociencias-algoritmos-y-candidatos-presidenciales/

Este artículo se publicó originalmente en el portal de Cadena Política el 29 de junio de abril de 2022.