Látigos, cadenas, juguetes, ropa exótica y lencería, ese es mi mundo, pero no todo fue así . Mi vida antes solía ser simple, sencilla, aburrida, rutinaria y sin sentir placer real.

Hola soy Rebecca y esta es mi historia…

Morena, de ojos café, cabello largo y sedoso, senos grandes y pezones perfectos, caderas anchas y estrecha cintura, no muy alta para mi mala suerte, pero siempre se dice que los mejores perfumes vienen en envases pequeños, siempre deseosa de cautivar la mirada de un hombre que hiciera explotar orgásmicamente todos mis sentidos, algo que ya había dado por perdido en mi relación. Casada con un ingeniero civil y madre de dos niños, a quienes me había dedicado a cuidar con mucho amor, en mi hogar.

Mi vida sexual se había convertido en algo tan simple, rutinario y aburrido, son incontables las veces que me entregué sin desearlo, solo por complacerlo a Él, sin que se tomara el tiempo de escuchar mi cuerpo, que pedía a gritos lujuria y placer, hasta que una película, cambio mi vida para siempre, empecé a desear ser la protagonista de mi propia historia. Deseaba ser ella, aquella joven sumisa que se entrego a su jefe para que hiciera de ella su esclava, su juguete sexual.

Te gusto la película, ¿amor? – pregunto mi esposo, al ver mi cara de asombro. Yo estaba helada e impresionada, aun sentía como mi vagina goteaba y mis jugos impregnaban mi tanguita.

Realmente la disfrute, ¡me encanto! – respondí, aun pensando que quería ser ella, aquella chica en la película.

¿Estás hablando enserio? Pensé que no te gustaría, que no querías ser dominada jamás por nadie.

Sonreí, puse mi mano en la parte delantera de sus pantalones y frote su pene suavemente a través de sus jeans, mientras lo miraba con amor, lujuria y placer, le dije: "Si es el hombre adecuado, me encantaría que me dominaran.

¿Estarías dispuesta a recrear las escenas conmigo? – pregunto, ya se estaba tardando demasiado en hacerme esa pregunta.

Claro que sí, sin la parte del baño de orine jajajajajaajaja, no me gustó esa escena.

Él sonrió y acepto, mientras yo continuaba acariciándolo suavemente.

Decidí bajar su bragueta, su pene dio un salto a mi vista, era hermoso, tamaño promedio y grueso, lo tomé con mi mano, mientras lo frotaba suavemente, de arriba hacia abajo y de abajo hacia arriba, estaba tan duro que pasé mi lengua por su glande antes de introducirlo en mi boca y sentir como explotaba con sus fluidos, invadiéndome completamente con su semen, desbordándose sobre mis labios.  El momento fue increíblemente placentero, hace tiempo no vivía algo igual.

 Después de algunas semanas, logramos obtener algo de tiempo alejados de las niñas, reservamos una semana de vacaciones en un hotel exótico, privado y mágico. Yo había comprado algunos juguetitos, vibradores, bolas, cadenas y más, era parte de mi set de diversiones. Llegamos al lugar, nos duchamos juntos, mientras el agua caía en nuestros cuerpos desnudos, el introducia sus dedos húmedos en mi vagina, besaba mi cuello y mi cuerpo estaba experimentando un volcán en erupción.

Puse mis manos en la pared, levante mi trasero y le dije que me penetrara tan fuerte como pudiera, hazme tuya, se mi amo…

continuara...

-Steffi-

Si te gusto, recuerda suscribirte or registrarte para recibir cada semana un poco mas de mis ardientes escritos, si lo amaste deja un like y si te mojaste, compartelo.

No olvides dejarme un cafesito para entrar en calor!!! @steff_1592