Hubiéramos podido ser más, no lo mejor pero si más. Me llenaste de incluso más sonrisas, caricias, besos y dulzuras. Sentía la piel erizarme cada que en mi mente se plantaba la posibilidad de que te marcharas.

Te marchaste.